• Calle Oria 13, 28002, Madrid
  • 34 91 457 59 52
  • info@arsoutplacement.com
  • 09.00 a 17.15
5 errores que no debes cometer con tu red de contactos

5 errores que no debes cometer con tu red de contactos

Nuestra red de contactos debe ser algo que cuidemos siempre, igual que cuidamos nuestras relaciones sociales. Abarca todo el espacio y el tiempo. Constantemente nos estamos relacionando con personas que tienen una situación social, que trabajan, que conocen a otras.

Debemos cuidar nuestra red de conexiones en todo momento y no sólo cuando buscamos un trabajo. 

No se trata de ir a muchos eventos para conocer gente y contactar sin más con personas extrañas que no conoces. Se trata de considerar nuestra red de contactos como un estilo de vida.  

A la hora de buscar trabajo en nuestro círculo de contactos, un error muy habitual  que se repite es pedir directamente un trabajo, cuando resulta que la mayoría de nuestros contactos no pueden proporcionárnoslo. 

Lo que seguramente sí puede proporcionarnos nuestra red de contactos es información, consejo o bien otro contacto. Por eso es importante cuidar a nuestros contactos siempre y no solo cuando nos encontramos sin trabajo. 

La red de contactos puede no estar circunscrita solo al ámbito laboral, sino que puede extenderse a otros niveles: sociales, familiares, de amistad, etc. Cuando la red de contactos es profesional, se suele hablar de networking.  

Formar una red de Networking que tenga vínculos con nuestro trabajo y que en un determinado momento podrían ayudarnos a encontrar un puesto de trabajo, tener nuevas oportunidades laborales o captar clientes para el  negocio, se podría equiparar al networking o red de trabajo. 

5 errores típicos que cometemos en nuestra red de contactos 

  1. No considerar el networking como un estilo de vida

Tendemos a pensar que el networking es un trabajo y no una forma de vida. Y esto es un error. No es una tarea que nos pongamos para un período determinado, es algo de por vida. Siempre nos estamos conectando con otras personas, también a través de las tecnologías. 

Nuestra red de contactos debe latir, debe estar siempre activa y viva. Y debemos ser dinámicos para estar construyéndola día tras día, mantenerla y hacerla crecer.   

Y hay que pensar que las relaciones es un territorio en el que no sólo los extrovertidos tienen cabida y encuentran el éxito, sino que los tímidos o introvertidos también tienen que hacer su camino. 

  1. Optar por la colección de tarjetas o números de teléfono sin saber qué hacer con ellos

«La práctica recomendada es contactar con esas personas que nos han dado su tarjeta o número de teléfono en menos de 48 horas, pero nadie, lo hace», afirma Nohelis Ruiz, creadora del libro Networking para Dummies y especialista en posicionamiento personal. Lo lógico es tomar la iniciativa y asegurarse de que se dará un segundo encuentro con ese nuevo contacto 

Es algo parecido a una venta. Si después del día de la operación, contactas con la otra parte, ofreces una sensación de presencia y te posicionas en la mente de los demás. Y es que la «working memory» debe ser activada. Puede que tu contacto de ayer no se acuerde de tu nombre, pero seguramente sí de la conversación que mantuvo contigo si fue interesante.  

  1. No mantener el contacto

Este es un error muy común. Contactamos con alguien y nos olvidamos de él. 

Mantener el contacto es algo que debe y puede hacerse contactando por diversos canales. El preferido de Ruiz es el mail y añadir a él tu perfil de LinkedIn en la firma, por ejemplo. 

La clave del asunto es mantener siempre el contacto con esa persona a través de pequeñas acciones que impliquen un interés, como etiquetarla en alguna publicación en las redes o compartir un artículo o generar conversaciones que deriven a una cita para charlar. 

  1. Esperar un resultado

El networking es un proceso con etapas. No podemos saltarnos esas etapas e ir directamente a la búsqueda del resultado final, en este caso que nos contraten profesionalmente. 

En la red de contactos en realidad todos somos vendedores y estamos esperando la transacción, que no tiene por qué producirse en un primer momento, sino que hay que pasar por una serie de fases. 

  1. Creer que la red de contactos es nuestro plan B

«No podemos ir al examen habiendo estudiado solo la noche anterior y sin dormir». Esta frase, que siempre nos repetían cuando éramos estudiantes, es muy cierta en el caso del networking. No podemos acudir a él como si fuera nuestra última opción u oportunidad. No es un plan B. Tiene que haber todo un proceso de confianza detrás. 

Además no es algo que hagamos como obligación, sino que tiene que ser por voluntad y después de haber preparado el terreno a base de sentirse bien y a gusto con ese contacto y no sólo para pedirle un favor. 

Como conclusión podemos decir que nuestra red de contactos es un estilo de vida que tenemos que estar cultivando, sembrando, regando y gestionando siempre, y no solo para buscar trabajo.  

En un proceso de Outplacement, es muy importante trabajar nuestra red de contactos, ya que va a contribuir a que el plazo para encontrar un nuevo empleo se reduzca considerablemente. Consulta con una empresa especialista como Ars Outplacement. Te guiaremos en un proceso de acompañamiento individualizado hasta que encuentres el empleo deseado. 

LEAVE A COMMENT

Your email address will not be published.

LATEST POSTS
MOST POPULAR
TEXT WIDGET

What makes Cleanmate trusted above other cleaning service providers? When you combine higher standards, smarter strategies and superior quality all in one package, the result is top notch.