23 may La utilidad del Outplacement (IV)

El mayor enemigo en la búsqueda de empleo es el propio profesional que busca

Un profesional medianamente cualificado, siempre tiene oportunidades. Ahora bien, ¿Cuántos saben encontrarlas eficazmente?

Descartando a toda persona que no “necesita” trabajar, porcentaje que por el momento es ínfimo, mientras no lo solucione la inteligencia artificial, encontramos una gran cantidad de personas que queriendo les cuesta un “potosí” conseguir un trabajo.

Saquemos también de la ecuación todo aquello sobre lo que, a corto plazo, no podemos hacer nada:

  • Mercado laboral intervenido que no favorece la transparencia de información (¿dónde están los puestos de trabajo?)
  • Poca capacidad de absorción o interés por las personas sin experiencia o con demasiada experiencia (esto no se corregirá con leyes)
  • Prácticamente nula orientación de la formación a las necesidades del mercado laboral (¿ acaso no seguimos diciendo, haz esto o aquello, que tiene gran salida?)

 

Y finalmente no caigamos en el tópico de que la formación es importante. Es importante antes del desempleo, pero no en el desempleo.

Una persona en búsqueda de empleo tiene en su “mochila” lo que tiene, y nada más. Desde el desempleo, los mayores de 25 años no deberían incorporar nada a no ser que sea la actitud y las técnicas adecuadas para afrontar la búsqueda. Es el momento de encontrar un trabajo y tomar conciencia de la empleabilidad propia para facilitar otro futuro cambio, si se presenta la ocasión, que se presentará.

La formación para desempleados, en mi modesta opinión, es el reflejo del fracaso del sistema. Su aplicación retrasa el tiempo de incorporación al mercado y, fabrica personas frustradas. No en el tramo de menores de 25 años pero sí, especialmente, en el tramo de más de 45 años.

En un escenario de búsqueda a largo plazo, en lo que la administración llama “parado de larga duración” puede tener sentido la formación técnica, pero sólo como parte de la estrategia de búsqueda de empleo. Se debe actuar eficazmente en la búsqueda a corto plazo y en el ínterin, con la formación a largo. Además, la formación es uno de tantos instrumentos que existen para fomentar la empleabilidad a largo plazo, pero sólo uno de ellos y no siempre el más eficaz.

Dada una competencia profesional adquirida (más que formación) lo importante es la experiencia. Luego para encontrar empleo hay que poner foco ahí.

Si no tienes experiencia búscala, como sea, y si la tienes y te has quedado sin empleo, trata de incorporarte al mercado como sea, el primer objetivo es incorporarse.

Centrándonos en las personas que quieren pero no saben cómo y que tienen que conseguirlo en un entorno de mercado como el que hemos diseñado en España, hay que empezar por tener en cuenta que:

  • Cuanto más tiempo dediques a buscar trabajo más posibilidades de encontrarlo tienes
  • Buscar trabajo no es “buzonear” curricula,. Se trata de desplegar toda una serie de acciones que deben enmarcarse en plan sistemático con una estrategia determinada
  • El empresario, a no ser que necesite una habilidad o conocimiento muy concreto, contrata por la experiencia, la capacidad de desarrollar una tarea y/o la garantía de que se va a cumplir con el objetivo propuesto. Otra cosa es la administración.
  • La comunicación es la clave y junto con ella la imagen personal, la situación anímica, la ganas. En la comunicación lo importante es lo que soy capaz de hacer no únicamente lo que hice.
  • El salario es importante, pero más importante es estar en el mercado, cada mes que se pasa en desempleo el salario se deteriora. Una ley de los mercados intervenidos administrativamente.
  • Tomar conciencia de que la decisión de incorporarse a un puesto de trabajo, en el último paso, es de la persona, no del empresario. Aquí hay que valorar siempre los pros y los contras de la decisión, en función de la oferta y la calidad de lo que se nos ofrece. Incorporarse a una empresa no es vender el alma al diablo. Existe libertad, al menos por ahora
  • Habla con todos, con los amigos, los conocidos, la empresas de trabajo temporal, las de selección, las webs, las redes sociales, habla con todos, pero con una estrategia y con un mensaje pensado y meditado
  • Ocupa el tiempo restante en actividades que te den valor, estudia, acércate a las Ong’s, a la parroquia del barrio o lo que se te ocurra, pero no te quedes en casa.
  • No procrastines (no te engañes a ti mismo diciendo que haces mucho y no haces nada) Cumple con tus metas diarias, con lo que prometes a los demás que vas a hacer y con lo que te piden las personas que gestionan procesos de selección.
  • Cada día piensa en como puedes mejorar tu acercamiento al mercado laboral (las personas que están en las empresas o en los negocios que pueden necesitar cubrir un puesto de trabajo) y haz algo distinto. Pon tu foco en esto, no en los problemas de formación, edad, salario, etc…

Cada perfil profesional tiene, cada persona tiene, su propio objetivo y por lo tanto su propia estrategia y su propio plan de acción. No existe el café para todos.

Haz tu búsqueda eficaz, aprende a buscar.

jmdelafuente@grupopersona.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies