11 jul DIÁLOGOS IESE 29 DE JUNIO. LA DESVINCULACIÓN

El pasado 29 de junio de 2016, mantuvimos la segunda sesión de los Diálogos IESE-ARS sobre la temática de este año  Empleo: las personas y los puestos de trabajo,   en el marco de la IESE Business School. Con una pregunta importante : La Desvinculación ¿Una oportunidad para todos?

Un grupo de grandes profesionales de los RRHH, de la abogacía y de la consultoría de RRHH se reunieron, con la presencia especial y siempre  grata de Ramón del Caz, “artesano de RRHH” (como él mismo se describe)  y director de RRHH en WiZink que nos aportó excelentes ideas y experiencias sobre el tema de debate.

Tres ideas fundamentales marcaron la dinámica de la jornada:

  1. La desvinculación nunca es algo emocionalmente neutro: o se interpreta como una oportunidad o se interpreta como un abandono o un fracaso. Poder elegir entre estas alternativas depende en buena medida del trabajo previo por parte de la empresa y de la persona.
  1. La idea de una carrera profesional lineal ascendente en una misma empresa, una empresa para toda la vida y la seguridad que subyace a esa concepción del empleo está siendo sustituida definitivamente por la construcción de una carrera profesional a base de diferentes experiencias en diferentes puestos y empresas, modelo en el que la formación permanente y la vigilancia de la empleabilidad son claves.
  1. La relación empleado-empresa debe ser una relación de colaboración, no de dependencia. Una cultura excesivamente paternalista da lugar a un conjunto de ataduras que dificultan la desvinculación y acomodan a la persona en su área de confort.

Se sucedieron diversas e interesantes intervenciones. Como gran resumen de todas ellas:

  • El Duelo por la desvinculación existe, hay que reconocerlo, pasarlo, no instalarse eternamente  en él, siendo conveniente hacerlo acompañado por los profesionales adecuados.
  • La desvinculación en muchas ocasiones da paso a la oportunidad de un cambio, una transformación y una evolución.
  • Las empresas deben hacer gala de Transparencia y Comunicación, no debería nunca un despido ser una sorpresa inesperada. El profesional debe saber qué se espera de él, qué carencias tiene para evolucionar mientras la empresa evoluciona, para transformarse en paralelo a la transformación de su compañía. La empresa debe abrir espacios para mejorar la empleabilidad de sus trabajadores.
  • Pero además, el profesional debe estar siempre alerta, con una alerta responsable, valiente e independiente. Prever su futuro y controlarlo, ser consciente de los cambios que se generan a su alrededor para no perder “el compás” y SIEMPRE, SIEMPRE,  ser el dueño de su empleabilidad.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies