31 mar Protagonistas

Nuestra sección cumple dos flamantes años. En estos 24 meses, nuestros candidatos nos han enviado sus posts. Hoy, no hay mejor protagonista que un resumen de los mismos. ¡¡Gracias, Bárbara, Javier, Loles, Verónica, Paula, Luís y tantos otros que habéis contribuido en esta sección.

Todos habláis de aprendizaje con nosotros…¡lo que no podéis ni imaginar es cuánto aprendemos en ARS con vosotros!.

Bárbara Menchero

“Ahora sé que  hacer un programa de outplacement es como tener una habitación con vistas; abrir una ventana y sentir que tienes mucho por hacer, ver y ofrecer. Hay muchas puertas a las que llamar y muchos contactos que te pueden ayudar. Los mejores están debajo del iceberg”.

Javier Aoiz

“Sin embargo, puedo decir que desde entonces no he parado de trabajar y sigo trabajando. Tengo que dar las gracias a las personas de ARS porque me enseñaron las técnicas adecuadas: cómo hacer el CV, la entrevista personal, el “elevator pitch”, etc… pero sobre todo me transmitieron una actitud: la actitud positiva, el optimismo. De ello quiero hablar en este escrito, porque quiero devolver el favor a los que me han ayudado en mi carrera profesional y, en lo posible, ayudar a los que siguen en búsqueda activa de empleo”.

Loles Cebrián 

ACTITUD Post- ARS
Varias reglas me acompañan desde mi formación con las excepcionales personas de ARS.

  • Intentar ver todo desde el punto de vista del aprendizaje.
  • No limitarse a vivir el día a día laboral sin pensar en algo positivo que te aporte tu trabajo.
  • Pensar en qué sabes hacer y cómo lo puedes aplicar a las oportunidades del mercado.
  • Aportar siempre algo nuevo a tu experiencia profesional.
  • Buscar tu punto débil e intentar trabajarlo.
  • No perder el contacto físico con las personas.
  • Pedir ayuda cuando la necesitas.
  • Ayudar a otros aunque no hayan pedido tu ayuda.
  • Opinar, opinar y opinar, buscando construir.
  • Y por supuesto, tener siempre las redes profesionales actualizadas.

 

Verónica Álvarez

“Es un momento para la reflexión, para decidir qué quieres ser y que quieres hacer”.
He aprendido que es muy importante no olvidarte de ti como persona, tenemos que encontrar el tiempo para formarnos, para estar a la última, para hacer networking. Tú eres lo más importante y el que se labra el presente y el futuro.
He aprendido que no pasa nada por pedir ayuda, que si no la pides no te la pueden dar. He visto que tengo un montón de amigos que han estado ahí y que han puesto todo de su parte para echarme una mano”. 

Paula Pérez

Consiguen que encontremos, valoremos y sepamos defender, aquellas aptitudes que tenemos cada uno y que pueden inclinar la balanza a nuestro favor cuando estamos en un proceso de selección. Para ello te enfrentan a tu vida laborar y empiezas a ver verdaderamente que todos tenemos fortalezas que debemos potenciar y debilidades de debemos de saber defender en una entrevista y que son las que nos diferencian del resto.
Te ayudan a encontrar “tu producto”, como me decían mis consultores, y saber cómo vender ese producto que eres tú: con tus debilidades, tus fortalezas, tus logros, tus habilidades y lo más importante, ver qué quieres hacer de verdad y cómo puedes lograr ese objetivo.

Lola Lozano

“Reinventarse a los cincuenta.
Me hicieron trabajar duro. Solo así aprendí a valorarme y a tomar conciencia de que mis conocimientos y experiencia no venían conmigo de serie, sino que eran el fruto del esfuerzo, el trabajo duro, mucha formación y sacrificios; en realidad empecé a quererme poco a poco.
En fin, la lección aprendida es que nunca es tarde para reinventarse y empezar de nuevo….”

Luis  López

En mi caso, además de todo lo anterior, adquirí las herramientas para realizar una búsqueda de trabajo de manera totalmente proactiva. Si esperas que alguien o algo haga el trabajo de búsqueda por ti, estás abocado a un  fracaso seguro. En mi caso fue así, al principio pensaba que por mi posicionamiento en el mercado no debería tener problema para que alguien me llamara rápidamente ofreciéndome un puesto de trabajo, ¡error!, según pasan los días (y los días pasan muy rápido), el teléfono deja de sonar, hasta que se calla completamente y si no estás preparado, tus fuerzas disminuyen, pudiendo incluso llegar a sentirte hundido… Con ARS aprendí a anticiparme a las situaciones, estar preparado y manejarlas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies